Hace 20 años era muy difícil viajar a Nueva York.  Poca frecuencia de vuelos y muy caros, situación “delicada” en algunas partes de la ciudad como los alrededores de Times Square, Harlem o el Bronx, por no hablar del precio de los hoteles. Se te estremecía el cuerpo cuando te sentabas delante del agente de viajes por aquel entonces y te decía el precio total por noche cambiado a pesetas.

Hoy en día viajar es mucho más sencillo. Con escala o sin ella te pones alertas en los buscadores de vuelos para llegar al precio que te parece justo pagar, te juntas con varios amiguetes para compartir una habitación en un aparta hotel, puedes estirar tus vacaciones comiendo bocatas  por ahí o priorizando unas cosas sobre otras.  Pero Nueva York, la capital del mundo, ha vuelto a ser portada por tirar de ingenio y ponértelo aún más fácil para que la visites. Solo hace falta energía y ganas de una aventura.

El usuario Jonathan del gigante Airnbn, que ha destronado a las grandes hoteles hoteleras pone a tu disposición su caravana para que duermas por 22 dólares la noche. La descripción de sus anuncios dicen:

conversion-van-airbnb

“Super espacioso. Renovado. A solo 3 paradas de Times Square y menos de 10 minutos de las principales atracciones turísticas. Localizado en una zona segura. Tranquilo por la noche. Mejores vistas de NYC garantizadas. Capacidad para que duerman dos personas de una manera cómoda. Wi-Fi y espacio de sobra para tu equipaje.

Baño y ducha no tiene lamentablemente pero Johathan está en todo y te plantea opciones para aparcarlo cerca de sitios públicos o gimnasios a los que puedas acudir fácilmente.

La ciudad donde hay más Ubers que taxis amarillos vuelve a romper los esquemas y sale con una genial idea, no apta para todos los públicos,  pero útil para todos.

 

Anuncios